lunes, 25 de mayo de 2009

Acribillado por la espiga de la ternura
















.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
ahora sí que siento la palabra caricia
qué hambre da llorar
qué tibio es el abrazo de las lágrimas sueltas
cuando el riachuelo apunta hacia el mar de lo alegre
equi-libro...
porque tú me has tendido tus brazos como alas
porque tú me has traído a este campo de voces
y tras derramar las lágrimas que pesaban encima
fui acribillado por la espiga de la ternura
y con banderas de amapola
quise y pude escribir este poema
.
Almadén de la Plata, Domingo 24 de Mayo de 2009.
Con "Manifiesto hedonista" de Esperanza Guisán.
Gracias a mi Nacho de Filosofía, a mi Ángela
y a mí mismo por expandirme
por parecer proclive...
como me dijo Porlan.

3 comentarios:

sahira dijo...

interesantes fotografias, tienen algo en comun pero qun no lo e desvelado o sino lo tienen pues nada jajaja

Versosoy dijo...

que cosa mas linda de poema. Además certro. A mi llorar tambien me da hambre. un beso.

Felipe dijo...

Sahira: tienen en común, por ejemplo, que están hechas el mismo día, en el mismo sitio y con el mismo estado de ánimo.

Versosoy: muchas gracias, es un poema sentido.

Gracias a la una, gracias a las dos, gracias a las tres.

Felipe.