miércoles, 8 de abril de 2009

Mi blog es como yo



Mi blog es como yo: me cuesta dejarlo en barbecho. Y es que lo planto casi todo... ¿Impaciencia? ¿Documentación espontánea del proceso de pulido? ¿Rabia? ¿Ilusión? ¿Aburrimiento? ¿Curiosidad? Pues todo y nada de eso. Es suceptible de interpretar de mil maneras, pero un resultado ha coincidido ya en más de un seguidor de mi blog: es variopinto, cosas muy buenas, cosas horribles, cosas absurdas, cosas bien, cosas regular. Impacto y decepción. Ciclotimia.

No he aprendido aún a seleccionar, a clasificar... ciertamente lo hago, no obstante, no lo bastante como para que su factura resulte la de un profesional, porque no soy un profesional, porque no estoy especializado en nada. Ni aún siquiera sé si quiero.

Quizás debería hacerme otro blog para los arrebatos porque tengo demasiada mezcla (profesional-pagana) que despista... (me lo dice una fiel bloguera poseedora de una aguda crítica constructiva).

Quiero seguir escribiendo (a ver qué digo ahora): recurso estilístico del hito inestable, pero hito: mi blog es como yo (pues eso, me repito). Probemos a decir lo mismo -o algo distinto- de otra forma: (tacho, pienso, fumo... ¡déjate ya!): el ecualizador digital de las cadenas de música, sí, esa pantallita en la que -con el sonido de la vida- aparecen unos gusanos asomando la cabeza una y otra vez ... pues así es mi blog, así soy yo: a veces agudo, a veces medio, a veces grave, picando de todo un poco. En ocasiones intento controlar los gusanos pero la música de mi alma de momento tiene esos altimediobajos. No es fácil para mí mantener la coherencia de conjunto en mi blog porque aún no he aprendido a mantenerla en mi vida. Bueno, no me Aramis Fustigo, sé que mi mente busca la coherencia porque -como dijo R.D. Laing- "todos somos putas y asesinos en potencia" y yo poseo muchas más coherencias de las que creo. La primera: reconocer esta amalgama por la que me dejo llevar.

No sé cómo concluir toda esta diatriba, pero sé que mientras la disfrute no voy a parar. Está bien canalizar la neurosis, otra cosa bien distinta es pensar en negativo.

Y por eso ahora corto y cambio. No cierro.

La fotografía -tomada en el estudio de mi padre hoy mismo- es un folio lleno de hongos. Nada de truco, nada de retoque: un-folio-lleno-de-hongos.

5 comentarios:

McM dijo...

Si escribes más de un blog, significa que no has podido aunar todas las expresiones que hay en ti, indica vacilación, falta de concreción, es una forma de abstraerse.

Yo creo que llevarlo...lo llevas bien. Además un blog es algo personal e intrasferible que no debería verse afectado por influencias externas. Tu eres tu. Y aunque Dostoievski creyera en la máxima influencia que la sociedad ha de tener en el infividuo, el sentimiento ha de ser recíproco...sino no tiene ningún valor.

Lo del folio lleno de hongos es una pasada!, joder sí que hay vida en el estudio niño! eso no es humedad...eso es el estudio de Pasteur! Qué mayor metáfora que la vida después de la vida util?

Un saludo!

an dijo...

no sé dónde he metido el límite entre el juicio de valor y el adjetivo subjetivo-calificativo. se me ha perdido el consejo en el cajón de la basura y no consigo acordarme donde narices he metido la critíca deconstructiva... así que... con teclado y término gastronómico he de suponer que si me gusta tu blog me gustes tú.

Felipe dijo...

Muchas gracias a los dos!
Saludos cardinales.

Felipe.

Versosoy dijo...

Tu blog para mi es una ventana a un planeta siempre por conocer. A mi me gusta como es sin cambiarle ni una coma! un besote!

Felipe dijo...

Hola Versosoy, muchas gracias por tu comentario, la verdad es que reconforta leerte en esos términos en días como hoy. Otro beso para tí.

Felipe.