martes, 21 de abril de 2009

Mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos


Detrás de una rosa siempre hay algún capullo.



“Mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos”. Alejandra Pizarnik.

Mimar la palabra hasta que ésta pierda el sentido
Mimar la palabra hasta no saber lo que dices
-igual que cantaba Jim Morrison-
porque estás loco
y sabes de sobra lo que quieres:
mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos.

4 comentarios:

sahira dijo...

ohhh que bonito, mi flor favorita son las rosas, son preciosas, dicen demasiadas cosas ellas solas, pasion, amor, belleza... una rosa es la perfección.

lu dijo...

Pues mira por donde estoy ahora releyendo a la Pizarnik, casualidades de la vida, como encontrarse un fantasma del pasado en pleno marqués de pickman.

Aina libe dijo...

Lo de fantasma va por mí? Tan feo soy? Besos Lu. Bienvenida a mi universo.

Felipe

Felipe dijo...

Qué verdad dices, Sahira. Un saludo.