martes, 3 de junio de 2008

Escrivivir

¿Qué fue antes? ¿La máquina o el huevo? ¿Es el huevo una máquina?
¿Es la página un hueco? ¿Es la vagina un juego?
Ante la imperiosa necesidad de hacer algo voy y lo hago, por muy poco elaborado que esté. Me importa poco. Todas estas palabras rompen el cascarón y ven el mundo por primera vez. Y me sigo preguntando ¿Tiene piel la palabra, tiene cáscara? Y si tiene piel ¿muda o es muda? Y si tiene cáscara ¿se descascarillará la tecla de mis sueños?